28 de juny de 2014

Detonador

L'incident dibuixat per un diari de l'època
Fa un segle des d'aquell 28 de Juny que va posar fi al món tal i com era conegut fins aleshores, tot i que la Gran Guerra no començaria fins un mes més tard. L'Arxiduc Francesc Ferran d'Àustria, presumpte hereu al tron d'Àustria-Hongria, era de viatge per contemplar les maniobres militar programades a Bòsnia, tal com va ordenar un any abans l'Emperador Francesc Josep I (el marit de Sissi Emperadriu per als amants de la literatura romàntica). Desprès d'una breu inspecció de les barraques militars, la desfilada de sis automòbils va guiar Francesc Ferran i la seva esposa la Duquessa Sofia cap a l'obertura del museu estatal de Sarajevo a la seva nova ubicació.

Danilo Ilic, líder local de la Mà Negra Sèrbia, havia distribuït sis dels seus homes al llarg del recorregut de la desfilada per assegurar-se que no perdien l'oportunitat. Els dos primers varen fallar el tret. El tercer d'ells, Nedeljco Cabrinovik, va llençar una bomba a les 10:10am, però el lapsus de temps del detonador va fer que el dispositiu explotés sota el quart cotxe de la desfilada, un per darrere del que ocupava l'Arxiduc. Alertats per l'explosió la processó va accelerar buscant refugi a la Casa de la Vila. Els altres tres assassins van fallar doncs els cotxes passaven ara a massa velocitat. La història seria molt diferent si Francesc Ferran s'hagués quedat a dins en lloc de visitar l'Hospital de Sarajevo per veure els afectats per l'explosió. En aquesta segona desfilada d'automòbils se suposava que havien d'evitar problemes seguint una ruta diferent, però ningú va informar al conductor i així van acabar apropant-se massa a la posició que havia ocupat Gavrilo Princip, un dels assassins que en haver fallat s'havia traslladat a un lloc òptim. Princip va arribar a apropar-se fins a 1'5 metres de la parella i va disparar dos tres amb una pistola semi-automàtica de 9x17mm feta a Sèrbia. La primera bala va ferir l'Arxiduc a la vena jugular, la segona va causar una ferida abdominal a la Duquessa. Tots dos varen morir el mateix dia. L'Imperi Austrohongarès va demanar explicacions a Sèrbia, però aquesta respongué que el problema no concernia el Govern Serbi. Per tant l'Imperi va enviar l'Ultimàtum de Juliol, el qual no va ser satisfet, i posteriorment va declarar la guerra. Alemanya estava aliada amb l'Imperi mentre que el Regne de Sèrbia contava amb el suport de l'Imperi Rús, membre de la Triple Entesa juntament amb França i el Regne Unit. D'aquesta manera el petit conflicte entre Sèrbia i Àustria-Hongria va ser el detonador del primer conflicte a nivell mundial.

Mapa de les aliances a Europa l'any 1914

Però per què Sèrbia va atacar al seu veí? Això es remunta al Tractat de Berlín de 1878 signat pel Regne Unit, França, Alemanya, l'Imperi Austrohongarès, Itàlia i Rússia. Amb aquest tractat Sèrbia, Romania i Montenegro van ser reconegut com a regnes independents, mentre que Bòsnia va ser annexionada com a territori Austrohongarès. Ens els primers anys del segle XX oficials militars serbis liderats per Dragutin Dimitrijevic, qui també va tenir el seu paper en l'assassinat de 1914 doncs era el líder de la Mà Negra, van irrompre al palau reial de Sèrbia, van matar el rei i al seu lloc hi van posar a Pere I Karadordevic. Havia nascut una nova dinastia més nacionalista i el seu propòsit fou reunificar tots els territoris que havien format part de l'antic Imperi Serbi (el qual es va esfondrar l'any 1371, supera-ho Sèrbia!) incloent Bòsnia.

Per tant tot i que Àustria-Hongria (i Alemanya) frisessin per una excusa per atacar, va ser originalment Sèrbia qui, des de l'ombra, va trencar els Tractat de Berlín. Un cop iniciat el conflicte les Aliances van sortir a la defensa els uns dels altres i tot i que la Triple Entesa estava defensant el regne “culpable” ja no importava realment doncs tots els països implicats tenien petits problemes no resolts entre ells. La tensió havia estat a l'aire per molt temps i la mort de Francesc Ferran va ser només la gota que fa vessar el vas.

Què hauria passat si l'Arxiduc hagués fet cas de les pors de la seva esposa enlloc d'aprofitar l'ocasió de passar un dia a fora amb ella (com a Comtessa txeca Sofia era tractada com a plebeu dins de la cort austríaca, per tant les mostres d'afecte en públic eren inacceptables, ni tan sols podia asseure's al costat del seu marit)? Molt probablement, i tristament, la història no hauria canviat massa. Alemanya i Rússia, les més ansioses per un conflicte bèl·lic, haurien trobat una altra excusa entre els seus aliats per tal d'encarar-se l'una amb l'altra i provar d'expandir els seus territoris. Qui sap si en aquest hipotètic cas Alemanya també hauria d'haver pagat, injustament, la major part dels costos de la guerra i d'aquesta manera liderar Europa, i el món sencer, cap al segon gran conflicte del segle passat. Perquè, després de tot, la Segona Guerra Mundial no fou sinó la continuació dels problemes sense resoldre que durant tant de temps havien anat fent ferida a Europa.

L'Arxiduc Francesc Ferran i la seva esposa la Duquessa Sofia el 28 de Juny de 1914 a Sarajevo



25 de juny de 2014

Los profesionales de los museos: ¡Dentro y fuera!



Com qui no vol la cosa ja hem arribat a la darrera setmana de #MuseosPro. Hem de dir que ha estat molt intens però molt reconfortant, llegint i participant amb posts i tuits, i veient les diferents cares de la feina cultural, que ens onvolucra a tots, estiguem vinculats directament al món museístic o no. 
Avui us portem la darrera actualització, #DentroYFuera: quines relacions hi ha entre membres interns del museu i empreses externes? 


Habiendo hablado ya del perfil, la formación y la contratación de los trabajadores de museos, no hace falta decir que no todos son de la misma índole: hay trabajadores de distinta clase, unos son directamente contratados por el museo, otros son empresas externas, y otros son autónomos que trabajan en momentos puntuales con el personal del centro.

Un ejemplo del segundo tipo serían los puestos de atención al público o visitas guiadas, así como el personal de montaje y traslado, y en el caso de los autónomos podríamos citar algún restaurador especializado. Como podemos observar, el museo no representa una institución cerrada hacia servicios externos, ya que dependiendo de su envergadura, debe prestarse a profesionales de fuera. Por tanto, el museo siempre debe estar abierto a estudiantes, investigadores, trabajadores especialistas, y evidentemente al público, al cual va dirigido su contenido y toma sentido su exposición. De esta forma, con la perfecta simbiosis del que llamaríamos “dentro y fuera” los espacios museísticos cobran su auténtico sentido de velar para el patrimonio. Estas relaciones no siempre son fáciles ni asequibles, ya que hemos contabilizado una variedad de perfiles que pueden compaginar su labor y servicio en el museo. Quizás en la situación en que vivimos, los perfiles que sufren un mal momento son las personas con contratación externa, ya que investigadores y estudiantes no representan un coste adicional al presupuesto de la institución. Por tanto, uno de los perfiles que se ve sacrificado, a no ser de que el mismo museo disponga de él, es el de los conservadores-restauradores de bienes muebles. En estos momentos quizás se apuesta por un interés general para la gestión de los espacios museísticos, como son los servicios de guías o merchandising, de esta manera y de cara a la población, el museo sigue yendo en consonancia con el frenesí urbano, aunque en su interior haya obras paradas, restauraciones a medio hacer o montajes no del todo fiables. Por no hablar, además, de las perjudiciales -aunque inevitables- diferencias jerárquicas entre los diferentes ámbitos del museo, que hacen que, por ejemplo los trabajadores de empresas externas, se consideren de inferior importancia dentro del museo -e incluso de inferior capacidad intelectual- que otros departamentos directamente ligados con el museo como el de documentación, por citar uno.
Para dar punto y final a nuestra reflexión, así como nuestra participación dentro las jornadas de Museos Pro, queremos expresar nuestra gratitud por haber formado parte de este evento que sitúa a las instituciones museísticas dentro del panorama de la modernidad. En estos espacios de reflexión se ha abierto literalmente el museo a los conceptos clave que deben ser revisados y transformados para dar una mejor vida a nuestros hogares del patrimonio.

I aquí la versió del web...

17 de juny de 2014

Profesionales de los museos: ¡Contratación! ¿Contrataqué?

Vinga, que ja estem pel penúltim article col·laboratiu per a #MuseosPro, les jornades de professionals dels museus en el que participem activament! Si no sabeu encara de què va llegiu això, i recordeu que dijous tenim una tercera cita a twitter per debatre sobre... #contractació!! Som-hi!

En este fatídico mes de junio en el que nos hemos enfrascado en la dura tarea de reflexionar semanalmente acerca de los profesionales de los museos, hemos tratado ya el tema del perfil y la formación de los trabajadores; dos puntos que van paralelos y que tienen mucho que ver, que además han cambiado a lo largo del tiempo, adaptándose al nuevo modelo museal y a las nuevas necesidades de los centros culturales. ¡Y hoy nos toca hablar de contratación! ¡Qué risas! Y es que el tema está que arde. La contratación en el campo cultural nunca ha sido algo excepcionalmente elevado, pero de un tiempo a esta parte, y en especial por culpa de la crisis, los trabajos en cultura (los buenos trabajos se entiende, que siempre habrá el vende-tikets y el informador turístico, sin desmerecer estos puestos, pues muchos de los jóvenes y no tan jóvenes son prácticamente a lo que podemos aspirar); son casi tan buscados como el trébol de cuatro hojas.

Pero ¿cuál es el tipo de contratación? Por un lado las oposiciones de toda la vida, especialmente en los puestos públicos, o la contratación directa cuando se habla especialmente de centros privados; pero últimamente la subcontratación ha dado pasos de gigante, con la consecuente disminución de calidad del empleado.

Éste es el gran conflicto que ocupa nuestra realidad. Si bien hasta hace pocos años el bienestar económico de nuestro país permitía generar plazas de funcionariado para las instituciones museísticas, y así depender directamente del estado, esta situación se ha visto gravemente distorsionada. En estos momentos, todo agente cultural que dependa de las arcas del Estado resulta, o más bien se considera, un factor no productivo para el desenvolvimiento económico. Por este motivo, se han visto cerrados distintos museos con el fin también de deshacerse de su personal. Sin embargo, en otros casos se ha llegado a la pésima situación de contratos basura o subcontrataciones. La primera iría incluida o reconocida en el mundo del voluntariado. Es decir, en vez de establecer una nómina para el empleado, se le rellena un formulario de voluntariado con el fin de aprovechar una buena mano de obra pero resultando ésta más económica de mantener, desmereciendo así su prestigio profesional. Por otra parte, la falta de dinero público para alimentar estas instituciones, ha generado una cierta privatización de los servicios museísticos. Por tanto, mediante la subcontratación se solventan los puestos de trabajo que para el estado generan cierto desgaste económico y para los museos disminuyen sus gastos. Por contra, este hecho vuelve hacer recaer la dignidad del trabajador profesional, desmereciendo su valor en su formación, por consecuencia de su pésimo contrato laboral.

Y luego llegan los becarios, las prácticas, el emocionante mundo del trabajo gratuito al que muchísimos jóvenes se ven abocados año tras año y con el que, temen, sea su única o última oportunidad de formar parte de un equipo museal, porque… ¿habría que crear más plazas de trabajo? ¿tendríamos que desbancar a ciertos dinosaurios para dejar paso a equipos de jóvenes con gafas de pasta? ¡Tampoco hay que caer en la gerontofobia!

Nosotros, como jóvenes que empezados, estamos inseguros de nuestro futuro profesional...


Aquí podeu llegir-ho també, al web de #MuseosPro
http://museospro.com/profesionales-de-los-museos-contratacion-contrataque/

11 de juny de 2014

Los profesionales de los museos: ¡Formación!

Tornem una setmana més amb la participació a les jornades online #MuseosPro, a través de la que es reflexiona durant tot el mes de juny sobre la figura del professional del museu. Us deixem amb el segon article, quina és la formació dels treballadors del museu?


Pasada una semana ya del primer artículo sobre el perfil de los profesionales de los museos, y tras el debate que se generó en Twitter, no revelamos nada nuevo al decir que la formación de los profesionales de los museos va intrínsecamente ligada al cargo que van a ocupar, aunque siempre pensando en ese toque pluridisciplinar al que quiere llegar el museo, pero donde la especialización también es muy importante.
Así, los trabajadores de los museos vienen de ámbitos muy dispares dependiendo del cargo que ocupen o del museo que se trate: por ejemplo un biólogo o ingeniero si se trata de museos de ciencias, un historiador o historiador del arte, o de bellas artes en el caso de curadores, gestión y económicas si toca las finanzas y la gestión; pedagogía en el caso de los educadores o periodismo o comunicación en los departamentos de difusión y márqueting.
De la mano de las nuevas tecnologías los trabajadores de los museos han tenido que adaptarse a la nuevas tendencias y vías, sin ser especialistas del tema. Sin embargo, las nuevas exigencias han transformado el panorama laboral, no sólo para los profesionales de la informática sino en cada una de las profesiones que se han visto reformadas por los nuevos avances tecnológicos.


Biblioteca de La Sorbona, Wikimedia commons


En efecto, la formación de cada una de las personas que componen un museo son muy variadas, pero el problema viene con el intrusismo laboral o el hecho de hacer tareas que están por debajo de tu formación -hoy en día hay muchos másters de gestión, márqueting o curadurismo con los que, debido a la crisis, no se puede acceder a un puesto de trabajo nivelado. Por ese motivo, los estudios postuniversitarios de máster están especializando y formando una serie de personal, el cual no ve logrados sus intereses profesionales, ya que se integra en el panorama laboral de forma secundaria, realizando tareas que realmente no son de su envergadura.



De esta forma se está creando, nuevamente, una burbuja de empleo a partir de la que se genera un número ingente de profesionales preparadisimos pero con una gran dificultad para entrar en el mercado laboral, de manera que se genera un grupo muy elevado de desempleados con carreras, másters y postgrados. Quizás la solución sería una mayor comunicación entre las universidades con las instituciones museísticas, así como el departamento de cultura correspondiente. Con una mayor información de estas instituciones se procuraría una selección más concreta de personal, y de esta forma lograr que los profesionales que se han formado en este campo ocupen su lugar correcto de trabajo, así como poder evitar ese intrusismo laboral que permite colocar personal no formado específicamente en la materia, en plazas reservadas para verdaderos profesionales.

9 de juny de 2014

Els dilluns passen millor amb art!



Avui us portem Impressió, sol ixent, de Claude Monet.
El quadre amb el que s'originà el corrent impressionista!

Wikimedia commons

2 de juny de 2014

Los profesionales de los museos: Perfil!

Comencem!!
Aquí va la primera reflexió de les jornades online de Professionals dels museus, #MuseosPro






Los museos podrían definirse como un universo en el que se albergan un conjunto de trabajadores con formaciones y tareas muy distintas, aunque todos confluyen con un objetivo común: el mantenimiento, salvaguardia, estudio y difusión de nuestro patrimonio. Resulta complicado definir el perfil más puro de cada uno, ya que en distintas ocasiones, y dependiendo de la escala del museo, las funciones pueden alterarse para adaptarse a la situación. Sin embargo podríamos establecer una clasificación según el ámbito de trabajo. De acuerdo con este criterio nos encontramos con cuatro grandes grupos de trabajo: estudio-conservación-curación, educación-difusión, administración-gestión y finalmente mantenimiento-servicios.



Para realizar este tipo de tareas es necesaria, obviamente, una formación específica en el tema, pero también es importante el hecho de que sean personas interdisciplinares y muy predispuestas al trabajo en grupo. Si bien hasta ahora las formaciones y objetivos de los trabajadores de los museos eran monográficos, es decir, cada uno se dedicaba exclusivamente a lo suyo, hoy en día, la nueva percepción laboral, basada en el trabajo en equipo, procura la posibilidad de albergar un gran grupo de distintas formaciones con fines comunes. Por tanto, un museo debe ser un buen ejemplo de ello, es decir, nadie se debe limitar a su ámbito de trabajo sino procurar reducir distancias entre los distintos miembros del grupo. De esta forma, conociendo otras materias y formaciones, se podrá facilitar el trabajo interdisciplinar que procurará el bien común tanto de la institución como de su colección.
Sin embargo no hay que caer en la concepción de que todo el mundo vale para todo, ya que de esta manera es como se acaban promoviendo políticas de intrusismo laboral. Hay perfiles que no pueden hacer determinadas tareas, y otros que sí. Por ejemplo, es completamente lícito que alguien que haya estudiado derecho sea directo de un museo, pero no por ello podrá saber más que un conservador sobre ciertos temas; la interdisciplinariedad no pierde el sentido, sencillamente hay que conocerse a uno mismo y saber hasta dónde podemos llegar, o en qué momentos tenemos que dar la razón a terceros.

El museo, por lo tanto, es como una pequeña comunidad donde cada uno se ocupa de sus tareas pero donde se dialoga, o al menos eso se pretende, y se coordina colectivamente ¡Cómo una de aquellas Polis griegas! 


Pots llegir-lo també a...